Mesa Redonda: El rol de las mujeres en un mundo globalizado

Sábado, Abril 7, 2018

Cinco poderosas mujeres de cine: Anna Serner, directora ejecutiva del Instituto de Cine de Suecia; Vania Catani, productora brasileña de Bananeira Films; Laura Michalchyshyn, productora y co-fundadora del festival de Sundance; las actrices Laura Gómez y Judith Rodríguez; la directora ejecutiva de IFF Panamá y moderadora del debate, Pituka Ortega, discutieron los retos de las mujeres en la industria cinematográfica como parte del programa educativo y de industria del festival.

A partir de sus experiencias personales y laborales, invitaron a la reflexión del público panameño sobre esta temática y apuntaron caminos para hacer frente a los desafíos a los que se enfrentan las mujeres, donde es fundamental el protagonismo de las propias femenino en el debate. 

Anna Serner, del Instituto de Cine de Suecia, fue la encargada de abrir la charla y dejó claro que, a pesar de ser éste uno de los países más avanzados en la búsqueda por la igualdad de género y contar con un gobierno feminista, las prácticas machistas “son pan de cada día. No ha sido fácil llegar a instancias en que las mujeres en posiciones de poder puedan tocar e incidir en asuntos de género”. En su caso personal, cuando a los 37 años fue nombrada como directora de la Asociación de Periodistas de Suecia, concedió una entrevista telefónica en la que el entrevistador la bombardeó con preguntas del tipo “¿cómo haría para cuidar de sus hijos ahora que tendría un cargo tan exigente?”. Así mismo, Serner hizo énfasis en cinco aspectos comunes en los discursos y comportamientos machistas: invisibilización, ridiculización, doble castigo (cuando acusan, por ejemplo, de ser mala madre y mala profesional) y las prácticas de generar vergüenza y culpabilidad, además de poner trabas en el acceso a la información.

Vania Catani, una de las productoras más importantes de Brasil y de América Latina, quién en el festival tiene las películas Zama, de Lucrecia Martel, y La película de mi vida, de Selton Mello, empezó su participación conmovida con la actual situación política brasilera, que, según dijo, tuvo inicio con un caso de misoginia en el que la presidente Dilma Roussef fue depuesta en un golpe parlamentar que actualmente tiene a la democracia brasilera “en la cuerda floja”.

Para Catani, “el feminismo es un fenómeno urgente y necesario”, pues la violencia de género afecta la vida de muchísimas mujeres sin importar el poder que puedan tener en sus carreras profesionales. También comentó que recientemente se vio obligada a intervenir en un caso de acoso sexual en el set de una de sus últimas producciones. Destacó que la víctima solo se atrevió a denunciar el acoso porque se sentía segura bajo el poder de Catani. En Bananeira Filmes, el 80 por ciento del personal son mujeres. Para la productora, esto es una forma de empoderar a las mujeres en la industria del cine en Brasil y ayudar a igualar la producción de hombres y mujeres.

La intervención de Laura Michalchyshyn, co-fundadora de Sundance Productions (productores del Sundance Film Festival), se concentró en la necesidad de incorporar mujeres en los puestos de toma de decisiones, en proporcionarles espacios de debate como las mesas redondas de IFF Panamá, y enfatizó “yo, por ejemplo, sólo estoy interesada en producir guiones que incluyen, por lo menos, el 50 por ciento de mujeres, el resto los desecho sin dudarlo”. 

Laura Gómez, actriz de Sambá, comparó al patriarcado con el capitalismo, “ya que son sistemas donde el poder y el control está siempre en manos de los hombres, especialmente los hombres blancos”.

Para la actriz, famosa por su papel en Orange Is the New Black, dijo que estamos en un momento relevante históricamente en lo que respecta a al feminismo. Sin embargo, ella reconoce que culturalmente la mujer caribeña es partícipe de la continuidad del machismo y señala que hay avances en la forma en que son criadas las niñas en la región, “pero no hay avances en la forma de criar a los niños varones”. Al igual que Vania y el resto de las participantes, Laura considera fundamental alentar la producción de cineastas mujeres.

Por su parte, Judith Rodríguez, la actriz de la película dominicana Cocote, hizo énfasis en la necesidad de “sacarnos el chip patriarcal de la cabeza”, tanto hombres como mujeres, y fortalecer el feminismo en la búsqueda de equidad total. En su experiencia como actriz se mostró indignada por la forma en que algunos de sus trabajos, que incluían desnudos, fueron reducidos por el público y la crítica a esa parte, ignorando la propuesta cinematográfica como un todo. 

En resumen, las panelistas coincidieron en la necesidad de que las mujeres en posiciones de poder practiquen la sororidad y que globalmente se discutan estos temas tan fundamentales ya que la igualdad y equidad no solo es responsabilidad de todos, sino que nos beneficia a todos.