Para que el calipso vuelva a sonar

Viernes, Abril 6, 2018

Mañana, en el marco del séptimo Festival Internacional de Cine de Panamá se presentará un documental que explora este género olvidado.

El documental Una Noche de Calipso', del realizador argentino Fernando Muñoz, se estrena mañana, sábado, a la 1:45 p.m., en Cinépolis Multiplaza.
¿Cómo se involucra un argentino en el calipso panameño? Un viaje en busca de una amiga que se mudó a Panamá sirvió de pretexto para una visita de vacaciones en el 2008, que fue aprovechada para discutir proyectos futuros. Las playas paradisiacas y el clima caribeño lo invitaron a establecerse en Panamá. La primera vez que escuché calipso fue en el 2009, en el Casco Viejo, en un bar que anteriormente fue un convento y que era conocido como La Casona'. En el escenario estaba Lord Panamá cantando con Leslie George. Aunque nunca los había escuchado, su música me gustó. Además de que me pareció llamativo que todos los músicos fueran adultos mayores, pensé que ahí existía una historia interesante. Algo me había impactado en ese momento', cuenta Fer', como le conocen.
En 2013 comienza a desarrollarse el proyecto Calipso', que cuenta parte de la historia de este género musical en Panamá, en las voces de los protagonistas que forman parte del grupo musical Amistad, con más de treinta años de fundación.
Mañana los amantes de la música podrán presenciar el estreno del documental en el marco del Festival Internacional de Cine de Panamá (IFFP), a partir de la 1:40 p.m. Acerca de la génesis del proyecto, nos cuenta Fer: primero conocí a Leslie George, nos encontramos en el Museo Afroantillano, de allí fuimos al Café Balboa y me cuenta que estaba tocando con el desaparecido restaurante Estatus de El cangrejo todos los viernes, con el Grupo Amistad. Allí es que conozco a los demás integrantes del grupo'.
VIERNES CULTURALES
Frecuenté alrededor de un año esos toques todos los viernes, para poder ganarme su confianza. Ellos siempre se mostraron muy amables: Ramón, Ringin Bell, Palmer, Edward, Víctor, Yamilka y Polito. Siempre tuvieron muy buena disposición'.
Durante el desarrollo de la investigación, el periodista Guido Bilbao conoció de una nota que publiqué sobre una visita que realicé buscando a otro grande del calipso, Lord Kytty. Bilbao nos pondría en contacto a Fer'.
Me gusta mucho la música en general y la música de Panamá es muy rica y variada, hay muy buenos músicos aquí. El calipso me había parecido algo curioso, ya que solo veía interpretándolo a adultos mayores y era diferente a todo lo demás; entonces comencé a interesarme e investigar y me di cuenta de que detrás del concepto calipso' había una historia enorme y muy rica'.
CULMINACIÓN DE UN PROYECTO
El documental Una noche de calipso' se estrenará hoy en la sesión vespertina del IFF.
En el 2013 comienza a desarrollarse el proyecto Calipso', que cuenta parte de la historia de este género musical en Panamá, en las voces de los protagonistas que forman parte del Grupo musical Amistad', con más de treinta años de fundación.

La cinta fue presentada el 12 de marzo en la edición número 35 del Miami Festival Film, logrando la aclamación de la audiencia. Si bien no obtuvo ningún premio, formó parte de la selección oficial. El público, que colmó el cine en Miami, aclamó el documental. La gente terminó bailando y le pedían otra a la pantalla del cine', dice el realizador, quien también se refirió a la música que interpreta el Grupo Amistad. El tipo de calipso que toca el Grupo Amistad sigue la línea de la época de oro de este género en Panamá, en los años 50 y 70. Esto hace que sea una formación que continúa la tradición del calipso original panameño, además de que los integrantes venían de toda una vida y tradición de este tipo de música, el profesor Leslie George es etnomusicólogo y cuida que las formas interpretativas sean bien respetadas. Él fue uno de los motores principales del proyecto, quería que quedara el registro de esta música para la posteridad; este es el motivo más importante de la realización del documental'.
La búsqueda de una amiga y de unos días libres en Panamá terminó en una relación. Como fruto de ella, hoy el cineasta tiene un hijo panameño y una producción que rescata la música que antaño era escuchada por locales y extranjeros.
El documental está dedicado a la memoria de Samuel Archer y Gabino Trueba. Está bien homenajear a los muertos, pero no hay que olvidar a los vivos', concluye el productor argentino, que se enamoró del calipso panameño.
Es el momento para que los amantes del séptimo arte apoyen estas producciones, que van en rescate de la historia de un país y de una música que se ha ido quedando corta en cuanto a su relevo generacional. La coyuntura es idónea para disfrutar de una producción de este tipo. La música panameña seduce incluso a los foráneos.