Del trópico al psiquiátrico en IFF Panamá 2017

UN DUELO POSTERGADO EN EL SONIDO. DIVERTIDA Y ALOCADA HISTORIA DE AMISTAD EN UN PSIQUIÁTRICO. ADOLESCENCIA, DRAMA Y CRIMEN MARCAN PADRE E HIJO. LA DISPUTA POR LA TIERRA Y EL RETRATO DE UNA SOCIEDAD. TODO EN LA SEXTA EDICIÓN DE IFF PANAMÁ

Lunes, Febrero 27, 2017

Sin Muertos no hay Carnaval, dir. Sebastián Cordero, 2016.

Sin muertos no hay carnaval: una historia de ambición y traición que muestra las relaciones de poder en una sociedad en tensión. Cualquier parecido a la realidad es coincidencia.

La última cinta del director ecuatoriano Sebastián Cordero presenta su nueva incursión en el realismo social y a pintar la identidad de su país en una forma descarnada. Sin muertos no hay carnaval es una historia de ambición, traición y todo lo que implica la búsqueda de poder dentro de una sociedad guayaquileña que lucha por mantenerse despierta, mezclada con una familia convencional de clase alta a la que sus errores le puede costar lo más preciado. Todo dentro de la cotidianidad de una ciudad caótica, agresiva y tropical como lo es Guayaquil. 

 

    Locas de Alegría, dir. Paolo Virzì, 2016.

    La amistad surge donde menos uno lo imagina ¡en una clínica psiquiátrica, por ejemplo! Locas de alegría.
     

    Dos mujeres se conocen en una clínica psiquiátrica ubicada en una hermosa villa del campo italiano. Una dice ser condesa y multimillonaria, además de presumir de amistades con los grandes líderes mundiales y actores de Hollywood. La otra es una joven introvertida llena de tatuajes que esconde un gran secreto.  Locas de alegría narra la conmovedora amistad entre Beatrice (Valeria Bruni Tedeschi) y Donatella (Micaella Ramazzotti), una historia divertida y alocada, llena de ingenio y con un guión espléndido; dirigida por Paolo Virzì, consiguió la Espiga de Oro de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci). 
     

     

    Jesús, dir. Fernando Guzzoni, 2016. 

    Un retrato de herencia violenta y machista, basada en hechos reales: Jesús. Cinta chilena selección oficial en San Sebastián y en La Habana
     

    Jesús (Nicolás Durán) es un joven de 18 años que vive en Santiago, Chile, con su padre Héctor (Alejandro Goic), en un apartamento donde la televisión compensa la comunicación entre ellos. El resto del tiempo, Jesús baila en una banda de K-Pop, se droga con sus amigos, mira vídeos hardcore por internet y tiene sexo en lugares públicos. Una noche, se ve envuelto en un terrible e irreversible infortunio cuando se involucra en un asesinato. Esto hace que Jesús y Héctor tengan que acercarse como nunca lo han hecho.

     

    El sonido de las cosas, dir. Ariel Escalante, 2016.

    Romper con la cotidianidad será una árdua tarea para Claudia cuando el mundo le cambia de un día para otro: El sonido de las cosas.
     

    Claudia (Liliana Biamonte) es una joven enfermera entregada a su vocación, maneja la adrenalina, controla emociones y salva vidas. Hace cuatro años trabaja en un hospital, sube y baja escaleras, recorre pasillos envuelta en sonidos robóticos que delatan la riña entre la vida y la muerte. En casa todo cambia: Claudia no puede lidiar con el suicidio de su prima Silvia, la persona más importante en su vida. Su ausencia se manifiesta en los sonidos de la calle, la lluvia y los vecinos a lo lejos. Todo suena a Silvia y le recuerda su incapacidad de llorar. Hasta que un día se encuentra con un viejo amigo de una época más feliz que necesita su ayuda para enfrentar una enfermedad; es momento de escuchar el sonido de las cosas. Este film obtuvo una mención especial en la primera edición de Primera Mirada, sección de industria de IFF Panamá y ahora hace estreno nacional en el festival 2017.

     

    • Sin Muertos no hay Carnaval, dir. Sebastián Cordero, 2016. Ecuador, México y Alemania. 
    • Locas de Alegría, dir. Paolo Virzì, 2016. Italia y Francia. 
    • Jesús, dir. Fernando Guzzoni, 2016. Francia, Chile, Alemania, Grecia y Colombia. 
    • El sonido de las cosas, dir. Ariel Escalante, 2016. Costa Rica.